martes, 24 de abril de 2007

La contaminación lumínica está provocando la muerte de tortugas marinas

El exceso de luz en las ciudades o contaminación lumínica está provocando alteraciones en la reproducción de anfibios, cambios en las rutas migratorias de aves, mortalidad de especies como tortugas marinas, e impacto en la calidad de vida humana como trastornos en el sueño, según diversos expertos reunidos en la Conferencia Internacional en Defensa de la Calidad del Cielo Nocturno (Starlight) que celebra en la isla canaria de La Palma. Los anfibios son bioindicadores y si la polución lumínica les afecta es una señal de que la biodiversidad se resiente de tanto despilfarro de luz.

Así, la luz influye la producción de melatonina, una hormona que aumenta en los anfibios con la oscuridad, por lo que cuando sapos, salamandras o diversas especies de ranas sometidas a procesos de luz continuada disminuyen la producción de esta hormona, su crecimiento, metabolismo y su capacidad reproductiva se ven alterados, lo que puede constituir un factor más de extinción, según Sharon Wise, de Utica College, de Estados Unidos.

Asimismo, el exceso de luz artificial en zonas de vida silvestre provoca que los machos de una especie de sapo disminuyan en un 44 por ciento el número de llamadas a las hembras y descienda su actividad reproductiva, o que los sapos 'bufo bufo' se vean atraídos por las farolas donde se concentran más insectos y sean atropellados. Wise también explicó que las salamandras rigen su actividad por el nivel de humedad fuera del agua, y así cuando disminuye la humedad por la contaminación lumínica desciende el tiempo para alimentación y reproducción.

En esta misma línea, las crías de tortugas marinas se desorientan al salir del huevo por el exceso de iluminación en las playas, ya que la salida del cascarón coincide con la fase de Luna llena, que se refleja en la superficie del mar y les ayuda a saber a donde dirigirse, pero con las farolas encendidas las tortugas se dirigen a la luz y mueren por deshidratación.

Otro ejemplo de impactos son las aves migratorias que se desorientan, ya que su navegación se guía por la luz de las estrellas, y las luces en el litoral y los flashes luminosos las despistan y confunden. Paola Deda, de la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres del PNUMA, señaló que cada año mueren en Norteamérica 100 millones de aves por colisión producida por desorientación por deslumbramiento.

Asimismo, las aves marinas sufren las iluminaciones de las plataformas petrolíferas que provocan su muerte por colisiones y agotamiento. "Los choques y colisiones causan más mortalidad que los vertidos de petróleo", afirmó Deda, quien propuso como una de las soluciones posibles que la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) incluya la contaminación lumínica como una de las amenazas para este tipo de especies.

Los arrecifes de coral también están cambiando por la excesiva luminosidad artificial, al ver alterados sus ciclos reproductivos regidos por la luz lunar; el plancton modifica sus ascensos y descensos en la columna oceánica ante la mayor o menos presencia de luz lo que provoca cambios alimenticios en los peces; el puma está modificando sus rutas migratorias en Estados Unidos para evitar la luz de las ciudades y sus reflejos; e incluso la pardela cenicienta ha cambiado su ruta migratoria desde el litoral Mediterráneo español al Golfo de Guinea por los excesos de luz. Los pollos de pardela chica en Canarias al realizar sus primeros vuelos se ven deslumbrados por la luz de las ciudades y fracasan, comentó Arnoldo Santos, del Comité Científico de la Reserva de la Biosfera de La Palma.

IMPACTOS HUMANOS

El ser humano es otro de los sufridores de este exceso de luz artificial, bien por alteraciones en su calidad de vida como trastornos en el sueño, bien por la incapacidad de disfrutar de un patrimonio como son las estrellas. El 99 por ciento de la población de Estados Unidos y Europa vive con niveles de luz artificial superiores a los saludables, indicó Santos.

En esta línea, la Conferencia 'Starlight' propone crear Reservas del Cielo Nocturno en los espacios protegidos y zonas limítrofes, para poder realizar observaciones de estrellas y en las que se considere la contaminación lumínica como una actividad molesta e insalubre. En esta línea, la calidad astronómica de un observatorio se define por la transparencia de sus cielos, y se están detectando efectos nocivos en determinados observatorios procedentes de brillos o resplandores de luces artificiales que impiden ver los astros más débiles.

Finalmente, en las ciudades las experiencias de sustituir el alumbrado convencional por luminarias apantallas, de bajo consumo y bien orientadas conlleva ahorro energéticos de entre un 25 y un 30 por ciento, así como una reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

ES IMPORTANTE PROTEGER NUESTROS RECURSOS NATURALES PARA QUE SE TENGA UN EQUILIBRIO ECOLOGICO Y ES IMPORTANTE CUIDAR LAS ESPECIES ANIMALES COMO FLORA Y FAUNA

Anónimo dijo...

ES IMPORTANTE PROTEGER NUESTROS RECURSOS NATURALES PARA QUE SE TENGA UN EQUILIBRIO ECOLOGICO Y ES IMPORTANTE CUIDAR LAS ESPECIES ANIMALES COMO FLORA Y FAUNA